Psicología jurídica

Siguiendo la página del COP-M, la configuración de la Psicología Jurídica se fundamenta como una especialidad que cubre un amplio ámbito de relaciones del mundo del Derecho y la Psicología tanto en su vertiente teórica, explicativa y de investigación, como en la aplicación, evaluación y tratamiento.

Comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y/o tratamiento de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, mediante la utilización de métodos propios de la psicología científica y cubriendo por lo tanto distintos ámbitos y niveles de estudio e intervención:

  • Psicología Aplicada a los Tribunales o Forense se refiere a aquéllas actividades que el Psicólogo puede realizar en el “FORO”: Psicología Jurídica y el Menor; Psicología Aplicada al Derecho de Familia; Psicología Aplicada al Derecho Civil, Laboral y Penal.
  • Psicología Penitenciaria.
  • Psicología de la Delincuencia.
  • Psicología Judicial (testimonio, jurado).
  • Psicología Policial y de las Fuerzas Armadas.
  • Victimología.
  • Mediación.

Este área está reconocida por Asociaciones y Organizaciones de nivel nacional e internacional de Psicología Jurídica y/o Forense.

Las funciones del Psicólogo Jurídico en el ejercicio de su Rol Profesional incluye entre otras, las siguientes funciones:

  • Evaluación y diagnóstico en relación a las condiciones psicológicas de los actores jurídicos.
  • Asesoramiento: orientar y/o asesorar como experto a los órganos judiciales en cuestiones propias de su disciplina.
  • Intervención: diseño y realización de Programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración de los actores jurídicos bien en la comunidad, bien en el medio penitenciario, tanto a nivel individual como colectivo.
  • Formación y educación: entrenar y/o seleccionar a profesionales del sistema legal (jueces y fiscales, policías, abogados, personal de penitenciarías, etc.) en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo.
  • Campañas de prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación: Elaboración y asesoramiento de campañas de información social para la población en general y de riesgo.
  • Investigación: estudio e investigación de la problemática de la Psicología Jurídica.
    Victimología: Investigar y contribuir a mejorar la situación de la víctima y su interacción con el sistema legal.
  • Mediación: propiciar soluciones negociadas a los conflictos jurídicos, a través de una intervención mediadora que contribuya a paliar y prevenir el daño emocional, social, y presentar una alternativa a la vía legal, donde los implicados tienen un papel predominante.

El Psicólogo Jurídico necesita una formación especializada de posgrado. Existen títulos de posgrado específicos para complementar la formación que se ofrece en el la titulación de psicología, si bien tampoco existe regulación al respecto.